Crónica de un esfuerzo naturalista

En octubre del año 2000, cuatro meses después de inaugurar el Ecocentro Puerto Madryn, el cuerpo sin vida de un ejemplar hembra sub-adulta de ballena franca austral quedaba varado, como en un designio natural, en la restinga bajo el acantilado donde está el edificio.

Ampliar Ampliar Ampliar Ampliar Ampliar Ampliar Ampliar Ampliar

Después de varios meses de duros trabajos de campo y gracias a las cientos de horas dedicadas por los voluntarios de la Fundación pudimos recuperar el cuerpo de la ballena muerta, limpiar los huesos y armar el esqueleto que fue montado sobre una viga de color rojo.

Así en Septiembre del 2003 inauguramos la muestra que está disponible para todos los visitantes en la entrada del Ecocentro Puerto Madryn. El armado y mantenimiento del esqueleto fue posible gracias al aporte de Aluar Aluminio Argentino S.A.I.C.


Ampliar Ampliar


"En una historia de inseguridades, en la que el tiempo se mide en millones de años, sabemos que los ancestros de las ballenas vivían en tierra firme, eran cuadrúpedos y no nadaban mejor que cualquier otra bestia que entra al agua sólo hasta que se le moja el rabo. Pero con el paso de los milenios ocurrieron cosas interesantes. Las patas traseras desaparecieron, las delanteras se ensancharon como remos, el pelo se fue perdiendo y el cráneo se alargó. Esta metamorfosis pausada ocurrió en el transcurso de generaciones que involucraron a muchos individuos. Pronto ya no fue fácil identificar, en sus descendientes, al cuadrúpedo de natación torpe que alguna vez había calmado el hambre con más suerte que habilidad. Y la modificación de los cuerpos fue acompañada por un cambio en las características del planeta entero."

 Del libro “Las ballenas de la Patagonia” de Claudio Campagna  y Alfredo Lichter.

Ficha técnica de la especie

Nombre científico: Eubalaena australis (Desmoulins, 1822)
Clasificación:
Clase: Mammalia
Orden: Cetacea
Suborden: Mysticeti
Familia: Balaenidae
Género: Eubalaena
Especie: Eubalaena australis
Otros nombres vulgares: ballena del sur, ballena franca del sur, baleine de Biscaye right whale o great right whale, baleia-franca o baleia-franca-austral.



Las ballenas francas, como el resto de los cetáceos presentan profundas adaptaciones al medio marino, entre ellas la pérdida de los miembros posteriores (sólo mantienen vestigios de los huesos pelvianos), el desplazamiento de los orificios respiratorios desde el extremo de la cabeza hasta la posición actual en la parte superior del cráneo, la transformación de los miembros anteriores en aletas pectorales y la formación de una aleta caudal.

El cuerpo es robusto en su mitad anterior y se angosta notablemente hacia la cola. Las aletas pectorales son anchas. No posee surcos ventrales ni aleta dorsal. La cabeza es proporcionalmente grande, el cráneo es arqueado y la boca se encuentra fuertemente curvada para acomodar las barbas o estructuras de filtración que cuelgan del maxilar.

La columna vertebral se integra por 56 a 57 vértebras (7 cervicales, 14 a 15 dorsales, 10-11 lumbares, 23-25 caudales). Las vértebras cervicales se encuentran fusionadas y comprimidas, resultando en un cuello corto y rígido que estabiliza la cabeza durante la natación. La columna vertebral se continúa con las vértebras dorsales, definidas por la presencia de costillas. La columna lumbar se caracteriza por el gran desarrollo del cuerpo vertebral, que da sustento a los músculos que mueven la cola. El segmento caudal está determinado por la presencia de huesos chevrones. La columna no contiene la región sacra y sólo se encuentran vestigios de la pelvis, sin conexión directa con la columna vertebral. No hay sostén óseo para la aleta caudal. Los miembros anteriores están formados por los mismos huesos que corresponden al antebrazo y mano humana.

Ampliar